Marc Márquez ha conseguido revalidar el título de campeón de MotoGP en el circuito de Ricardo Tormo.

A todo o nada. Esa debería haber sido la filosofía de Andrea Dovizioso en esta última carrera del año. Pero nada más lejos de la realidad.

El italiano hizo una pésima clasificación clasificándose noveno y dejando claro que no tenía el ritmo necesario como para hacer historia.

Acabar. Este debería haber sido el planteamiento de Márquez para la última carrera. Si Dovizioso acababa primero, él sólo necesitaba ser décimo primero para levantar su sexto título. Este guión tampoco se ha dado.

La filosofía de Marc no le permite no luchar por la primera posición, ni aún que se esté jugando su sexto anillo.

Durante clasificación el piloto catalán se hacia una vez más con la pole. En carrera realizó una salida extraordinaria continuando con esa primera posición.

Todo iba bien hasta que Zarco apareció en escena. Por un momento parecía que la película de 2013 se repetiría ya que, tras mirar, el de Honda dejaba pasar al francés.

podio-Big 6

Zarco, Pedrosa y Márquez en el podio de Cheste/Motorsport

Posiciones estables. Zarco comandaba la carrera seguido de Márquez y, como escudero, a su compañero Dani Pedrosa. Por detrás la lucha más candente de la carrera entre las dos Ducati. Primero Lorenzo; por detrás Dovizioso.

Todos sabemos desde la pasada carrera que en Ducati existen las órdenes de equipo durante la cursa. Cuando hemos visto a Lorenzo por delante de su compañero de equipo sabíamos que dichas órdenes no tardarían en llegar. Y así ha sido.

A falta de 18 vueltas en la moto de Jorge ha aparecido el famoso Mapping 8, o lo que es lo mismo, déjate adelantar. Pero lejos de hacerlo, Lorenzo ha continuado su particular caza a Pedrosa. Hasta en seis ocasiones hemos podido ver en la pantalla esta señal, las mismas veces que el balear ha hecho caso omiso a esta “sugerencia” de equipo.

Lejos de quedarse aquí, Ducati ha sacado el cartelón donde se indicaba que tenía que perder una posición en beneficio de su compañero. El resultado ha sido el mismo.

Cuando todos estábamos pendientes de la resolución de las órdenes de la marca italiana, Marc ha adelantado a Zarco; primero enseñándole la moto, después agenciándosela.

Se puede respirar. Parecía que el peligro para el español había pasado pero, en un despiste reconocido por el mismo, el de Cervera ha tenido que hacer una colada para salvar una caída segura para cualquier otro piloto. Hazaña digna de un mago, o de un campeón de la categoría reina.

Marc caía hasta la quinta posición, aún así el título era suyo. En este momento la carrera cambiaba, Dovizioso tenía que conseguir escalar más posiciones.

El resto ha sido muy rápido. A falta de seis vueltas Jorge se iba al suelo y, a los pocos momentos, Dovizioso con él.

Ya estaba. Marc era campeón del mundo. El campeón del mundo más joven en conseguir cuatro títulos de MotoGP. El tercer piloto con más campeonatos de la historia, por detrás de Agostini y de Ángel Nieto.

BIG6, su sexto título con tan sólo 24 años. ¡Enhorabuena Marc!

Así ha sido la celebración del sexto título de Marc Márquez, su #BIG6.