Franco Morbidelli se ha proclamado campeón del mundo de Moto 2 en el circuito malayo de Sepang.

El piloto ítalo-brasileño se había proclamado campeón del mundo de la categoría intermedia incluso antes de subirse a la moto el domingo. Su perseguidor, Thomas Luthi, sufrió una caída en los entrenamientos del sábado causándole un fractura incompleta en el astrágalo del tobillo izquierdo.

Aunque el suizo ha pasado por la clínica móvil, los doctores le han considerado no apto para la carrera, otorgándole directamente el título de campeón al piloto del equipo Estrella Galicia 0,0 VDS que prácticamente lo tenía en el bolsillo.

A pesar de la felicidad de Morbido por hacerse con el galardón, estas circunstancias no son queridas por ningún piloto y el propio Franco reconocía que le hubiera gustado luchar en la pista con Luthi.

Franky-celebración

Franco Morbidelli celebrando su primer título mundial/@movistar_motogp

Pero saberse campeón se ha visto en la carrera. Morbidelli no ha arriesgado durante la carrera. Aunque partía desde la primera plaza, no ha entrado en lucha con ningún otro piloto asegurándose el podio en la tercera posición.

El que tampoco ha tenido rival ha sido, una vez más, Joaquim Oliveira. El piloto portugués ha ganado por segunda vez consecutiva una de las carreras de la gira asiática.

Completando el podio estaba Brad Binder. El sudafricano ha hecho una muy buena carrera obteniendo la mejor posición desde que subiera a Moto 2 tras ser campeón absoluto de la categoría pequeña.

La cruz fue para Álex Márquez que se cayó dos veces en la primera vuelta olvidándose de la carrera. Aunque aún no se sabe las razones que han provocado estas caídas, dejando a un lado las malas condiciones meteorológicas, todo apunta a que los neumáticos han podido tener cierta culpa.

El incidente más destacado ha sido la caída de Cortese que al llegar al suelo su moto se ha visto envuelta en llamas.