Conchita Martínez ya no está sola. Su pupila durante estas dos semanas del Slam inglés, Garbiñe Muguruza, puso la guinda al pastel de un excepcional torneo derrotando en la gran final a la pentacampeona de Wimbledon y hermana mayor de Serena, Venus Williams. De esta manera, Garbiñe se convierte en la segunda española en alzarse con el Slam más longevo y más tradicional, 23 años después de la victoria de Conchita ante Navratilova.

Apenas ha llovido durante estas dos semanas de competición en el All England Tennis Club. Sí lo hizo, sin embargo, el día de la final, por lo que se hubo que recurrir al techo.

“Batir a toda una pentacampeona de Wimbledon en su pista favorita, en el partido por el título y con unas condiciones de hierba indoor. Esto es el más difícil todavía”, debió pensar Muguruza antes del encuentro.

Como era de esperar, con más razón debido a las condiciones, los servicios fueron los protagonistas en los primeros compases del encuentro. Venus se apoyaba en su potente primer saque, que con frecuencia sobrepasaba los 180 kilómetros por hora. Garbiñe, en cambio, optó por restar velocidad para imprimir colocación. De esta forma, su porcentaje de primeros fue bastante alto durante todo el partido. Los saques al cuerpo fueron especialmente efectivos.

Garbiñe Muguruza posa exultante con el Venus Rosewater Dish, trofeo que la acredita como campeona de Wimbledon.

Los nueve primeros juegos del partido se saldaron sin apenas complicaciones al saque. Hasta que llegó el juego que iba a marcar el devenir del encuentro. Sirviendo para empatar a 5, Garbiñe se encontró 15-40 abajo. Eso significaba dos set points para la veterana tenista estadounidense. Sin embargo, con sangre fría y nervios de acero la jugadora nacida en Caracas supo darle la vuelta a la situación. La primera bola de set la salvó tras aguantar un peloteo agónico en el que Venus terminó estrellando una derecha contra la red. En el segundo punto set, un saque bien colocado que la mayor de las Williams no pudo devolver con garantías. Finalmente, Garbiñe mantuvo su servicio y puso el empate a 5 en el electrónico. Ése sería el principio de una esplendorosa racha de 9 juegos consecutivos.

Porque inmediatamente rompió por primera vez el saque a Venus y mantuvo el propio sin excesivos problemas para apuntarse por 7-5 la primera manga, intensa y larga (duró 51´).

En el primer juego del segundo set, Venus dispuso de 30-0 y 40-30 al servicio que no supo aprovechar. Cedió el primer break con una doble falta, y a partir de ahí murió el partido.

El resto, los últimos cinco juegos del partido fueron solventados de manera apabullante por la española, que en ningún momento bajó el pistón al ver cómo Venus se desintegraba.

En el punto de partido, la Williams lanzó un revés que nadie cantó fuera. Garbiñe, en cambio, lo vio así, y pidió automáticamente el ojo de halcón. La máquina demostró que llevaba razón. Tan pronto como vio el OUT Garbiñe se lanzó al suelo y rompió a llorar, presa de la emoción. Game, set and match Miss Muguruza. 75 60.

Muguruza, que comenzó el torneo en el puesto 15 del ránking, está de nuevo de vuelta en el top 5, solo por detrás de la checa Karolina Pliskova, nueva número 1 del mundo a partir del lunes, la rumana Simona Halep, la alemana Angelique Kerber (número uno hasta este momento), y la británica Johanna Konta.

Garbiñe se tomará una semana de descanso y volará a los Estados Unidos la semana del 24 de julio para comenzar a preparar la gira americana. Su primer torneo será Stanford, que comienza el 31 de julio, y donde volverá a reencontrarse con su entrenador, el francés Sam Sumyk, ausente de Wimbledon debido a su reciente paternidad.