Jorge Lorenzo ha redondeado un fin de semana perfecto en su última carrera en Yamaha. Junto a el piloto balear estaban Marc Márquez y Andrea Iannone.

Durante las jornadas de clasificación, Lorenzo demostraba su talento haciendo la vuelta rápida del circuito y obteniendo la pole. Por detrás de él saldrían Márquez y su todavía compañero de equipo Valentino Rossi.

Tanto Jorge como el italiano realizaron una buena salida, mientras que Marc clavaba la moto y salía más tarde, haciéndole arrancar sexto y teniendo que recuperar rápidamente puestos si quería optar a podio.

Lorenzo tras su buena salida puso tierra de por medio, y se llegó a situar a más de 5 segundos del segundo. Por detrás la batalla estaba servida a manos de Iannone, Rossi y Márquez.

La potencia en recta de la Ducati se tuvo que enfrentar al pilotaje fino del italiano, haciéndonos vivir una emocionantes adelantamientos. En un primer momento parecía que Valentino conseguía superar a su compatriota y ponía cierta distancia. En este momento Marc aprovechaba para meter su moto y colocarse segundo.

Tras esta acción, Iannone y Rossi volvieron a su particular pelea, que finalmente la ganó el piloto de Ducati.

En las últimas vueltas, Jorge perdió tracción debido al desgaste de sus ruedas, situación que aprovechó Marc para recortar distancias. Aunque el piloto catalán conseguía situarse a 1.3 del balear en la última vuelta, no pudo adelantarle. Finalmente Jorge Lorenzo cruzaba la línea de meta entre la celebración y el pequeño homenaje de sus mecánicos tras 9 años en la escudería japonesa.

despedida-lorenzo-yamaha

El equipo de Lorenzo en el muro celebrando su victoria con la escudería/@MotoGP

La KTM, con Mika Kallio como piloto de cabeza, decidía correr esta última carrera del año para empezar a probar la moto para el año que viene aunque no obtuvieron los mejores resultados. A falta de diez vueltas el piloto finlandés se retiró de la carrera y entró a boxes para contarles las sensaciones al equipo.

Finalmente el mundial de constructores ha ido a parar a las manos de Honda.